Tratamiento de ortodoncia, ¿estético?

Estás buscando un tratamiento de ortodoncia en Toledo y te estás haciendo muchas preguntas sobre el precio de la ortodoncia invisible, los diferente tipos de brackets, el tratamiento ortodóntico lingual, invisaling, etc. Vamos a publicar una serie de post para responderte a todas tus dudas a la hora de enfocar este importante tratamiento odontológico.

 

En este primer artículo, vamos a reflexionar sobre una opinión con la que nos hemos encontrado muy a menudo entre algunos de los pacientes de nuestra clínica dental de Toledo, que conciben la ortodoncia como una disciplina con unos objetivos meramente estéticos.

 

Esas ideas generan otras que pueden afectar a una correcta valoración de la salud bucodental de los afectados.

 

Un ejemplo: “este dentista me está diciendo que me haga una ortodoncia porque me quiere sacar el dinero. Todo el mundo sabe que es un tratamiento estético, por eso puedo pasar sin él. Al fin y al cabo, estar más o menos guapo no es una cosa importante”.

 

Empecemos por lo básico. ¿Qué es la ortodoncia?

 

Definición de ortodoncia

 

Esta especialidad de la odontología enfoca todos sus esfuerzos a prevenir, diagnosticar y corregir las malformaciones y anomalías dentomaxilofaciales (dientes-maxilares-cara).

 

Como definición más de andar por casa, podríamos decir que es la disciplina que se encarga de corregir la posición de los dientes y la deformación de los huesos que les sirven de apoyo y soporte.

 

¿Qué tipo de problemas debe enfrentar esta práctica odontológica? Guía la correcta erupción de los dientes, corrige los problemas de mordida, endereza las piezas dentales que están desplazadas o fuera de su sitio, etc.

 

La idea general de la ortodoncia que se maneja en la calle está muy unida a los brackets, más conocidos como aparatos dentales. Tenemos una visión de ellos muy centrada en la infancia, aunque cada vez más los vemos en personas de todas las edades. ¿Por la excesiva preocupación por lo estético?

 

A nivel técnico, la idea con la que se queda la gente, gracias a estos artefactos de corrección, es que la ortodoncia se dedica, mediante el uso de fuerzas, de tensiones dirigidas, a corregir las posiciones de los dientes.

 

Como inciden desde la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO):

La ortodoncia es algo más que mover dientes. La Ortodoncia enfrenta problemas que van mucho más allá de la colocación individual y pormenorizada de las piezas dentarias, y afronta, por el contrario, la corrección de alteraciones de los maxilares, de la cara y, sobre todo, de los trastornos funcionales de la masticación

 

¿Más guapos?

 

La SEDO nos va a ayudar a clarificar la diatriba en que nos hallamos. Ellos, a la hora de definir la ortodoncia apostillan que su finalidad es la “de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial

 

La correcta posición de los dientes y de sus huesos adyacentes no es sólo una cuestión de estética sino que afecta al bienestar de las personas.

 

Es evidente que en la disciplina ortodóntica son indisolubles los aspectos estéticos y funcionales:

 

La Ortodoncia juega un importante papel en mejorar la salud general de la boca obteniendo además de una relación armoniosa entre los dientes y la cara, una sonrisa bonita y saludable, que realza la autoestima, lo que efectivamente desde el punto de vista psicológico mejora la calidad de vida…..

 

Una mala colocación de los dientes fomenta problemas de salud de todo tipo: problemas en articulación temporomandibular (inflamaciones o artotrosis),  deficiencias en la masticación (malas digestiones y metabolismo de alimentos), acumulación de sarro (aparición de enfermedad periodontal), mala oclusión o mala mordida (estrés dentario y caries), diastemas o distancia entre dientes (caries, peridontitis, etc.), muchos dolores sistémicos (migrañas, oídos, cuello, etc.)  proceden de problemas ortodónticos, estos también generan dificultades para hablar y respirar…

 

Los problemas estéticos no son menores: prognatismo, retroprognatismo, diastemas, etc.

 

Hoy en día tenemos la percepción de que se le da demasiada importancia a los factores estéticos de la imagen que proyectamos. Nos encontramos sumidos en un interminable debate de fondo sobre la excesiva banalización del culto al cuerpo y la imagen.

 

Podríamos sumarnos a este debate reflexionando sobre los fines de la medicina estética o abordando los problemas de salud que pueden causar determinados ideales de belleza. Por ejemplo, el canon que se ha impuesto en la actualidad en torno a la excesiva delgadez que puede derivar en anorexia u otros tipos de trastornos alimentarios.

 

Este encendido debate hace que cualquier realidad relacionada con lo estético se tilde de superficial, trivial o innecesario y en muchos casos que se reaccione airadamente a todo lo que huela a culto a la belleza.

 

Toda esta problemáticas no afectan a la ortodoncia. Tener una sonrisa bonita y armónica es sinónimo de salud. Actuar por corregir problemas ortodónticos resuelve problemas estéticos y funcionales.

 

Cuando un dentista te sugiere realizar una ortodoncia, no deseches esa idea automáticamente por considerar que estos tratamientos tienen una finalidad únicamente estética. La ausencia de armonía en la colocación de tus dientes y en los huesos asociados a ellos, tarde o temprano, te va a ocasionar problemas de salud. En muchos casos la van a comprometer seriamente.

 

Si tienes dudas sobre el diagnóstico de un dentista, contrasta esta opinión con la de otros profesionales del sector. Pero, sobre todo, no dudes de que un tratamiento de ortodoncia trabaja de forma integral tu salud y los aspectos estéticos de tu rostro.

 

Si quieres ponte en contacto con nosotros y te orientamos sobre el tratamiento que precisas y que mejor se adecúa a tus necesidades.

 

Además, aún estás a tiempo para beneficiarte de nuestra promoción para tu tratamiento de ortodoncia ( duración limitada).