Consejos para una higiene dental de hierro | SEDI Toledo

Prótesis dentales ¿fijas o removibles?

Las prótesis dentales son una de las mejores soluciones para los problemas de salud bucodental, cuando hay uno o varios dientes dañados que ya no pueden cumplir bien su función. En ocasiones, si el paciente espera demasiado tiempo, se puede incluso perder de forma natural la propia pieza dental.

En estas situaciones, los profesionales lo tenemos claro: las prótesis dentales removibles o fijas son la solución. Pero, ¿a qué nos referimos exactamente cuando hablamos de prótesis dentales?, ¿qué tipos de prótesis dentales son las más recomendadas? Te lo contamos todo, a continuación.

¿Qué es una prótesis dental o dentadura postiza?

Las prótesis dentales (también llamadas de forma más coloquial dentaduras postizas) son los elementos artificiales con los que conseguimos sustituir en la boca del paciente afectado aquellas piezas naturales que le faltan o no están en buenas condiciones. Estas piezas pueden ser los dientes, las encías e incluso el paladar.

Gracias a las prótesis, conseguimos recuperar la función que desempeñaban los dientes naturales antes de dañarse. Y esto se hace de forma totalmente personalizada: según sean las necesidades del paciente, se puede sustituir un solo diente, varios de ellos o la dentadura completa.

Si queremos garantizar la calidad y el bienestar del paciente, las prótesis han de ser sobre todo funcionales. Es decir, deben permitir un uso cómodo y confortable, tanto para la ingesta de alimentos como a la hora de hablar correctamente. Y, por supuesto, han de resultar también estéticamente adecuadas, ya se trate de prótesis dentales fijas o removibles.

Tipos de prótesis dentales

Según el modo en que se fijan, las piezas que las conforman o si se pueden poner y quitar, nos encontramos con distintos tipos de prótesis dentales.

En primer lugar, si atendemos a cómo se fijan, las prótesis se pueden anclar a otros dientes, a las encías o a los implantes, que son tornillos de titanio que se colocan en el maxilar para sustituir a la raíz de los dientes naturales.

Pero, sin duda, la distinción más importante entre unas prótesis y otras la encontramos en la posibilidad de quitarlas y ponerlas cuando el paciente quiera. En este sentido, distinguimos entre:

  • Prótesis dentales fijas: se unen a los implantes de forma permanente, de modo que solo el dentista puede colocarlas y quitarlas. Generalmente, se les denomina ‘dentaduras postizas’.
  • Prótesis dentales removibles: seguramente las conocerás como ‘prótesis de quita y pon’. El paciente se las puede quitar y volver a poner de forma sencilla, gracias a unos ganchos. No obstante, también hay disponibles prótesis dentales removibles sin ganchos, que se apoyan sobre la encía. Y son muy populares también las prótesis dentales de silicona, que son muy estéticas y las utilizan en su mayoría personas que sufren malformaciones óseas o maloclusión.

Elegir prótesis dental

La elección de una prótesis u otra se convierte para muchos en un auténtico dilema. ¿Qué tipos de prótesis dentales son mejores en cada caso? ¿Varían los precios de las prótesis dentales si estas son fijas o removibles?

De manera general, entre los profesionales de la odontología predomina la idea de que las prótesis dentales fijas son de mejor calidad y ofrecen mejores resultados en su uso cotidiano. No obstante, desde nuestro punto de vista, cada paciente es único y especial, de modo que no hay una prótesis ideal para todos. Debemos escoger la que mejor se adapte a las circunstancias de cada persona.

Aparte, hay que valorar un sinfín de cuestiones antes de elegir. Por ejemplo, la limpieza de las prótesis dentales. El modo en que se limpian es muy distinto, si atendemos a los cuidados y al tiempo que se requiere en cada caso.

Sin embargo, una de las cosas que más preocupa a la mayoría de nuestros pacientes son los precios de las prótesis dentales. Y es que cada tipo de prótesis tiene un precio, y pueden existir entre ellos grandes diferencias.

Para que puedas elegir con criterio, y aunque nosotros podemos asesorarte personalmente si lo necesitas, te contamos a continuación cuáles son las ventajas de cada sistema.

Ventajas de las prótesis dentales fijas

Las prótesis dentales fijas se colocan sobre un implante y presentan muchas diferencias con respecto a las removibles.

En primer lugar, lo más importante es que no se generan problemas de ajuste. Tiene lugar con las prótesis fijas un fenómeno denominado osteointegración, que quiere decir que el hueso crece alrededor de la rosca del tornillo implantado. Esto le aporta una fuerza mayor y propicia un uso prácticamente idéntico al de dentadura natural. Con el tiempo, de hecho, muchos pacientes terminan olvidando que en realidad no están usando sus dientes.

Otra ventaja es la que tiene que ver con la imagen y estética, pues no existen apenas diferencias entre la prótesis y los dientes naturales. Tampoco suponen un cambio importante para el paciente a la hora de comer o hablar.

Por último, la limpieza de las prótesis dentales fijas resulta más cómoda y práctica. Tan solo es necesario cepillarse los dientes, moviendo el cepillo desde la encía hacia el diente. Y hacerlo verticalmente, nunca horizontal o lateralmente.

Ventajas de las prótesis dentales removibles

Laa prótesis dentales removibles están compuestas por varios dientes artificiales que se fijan a los que aún conserva el paciente mediante unas sujeciones metálicas. En cambio, si la prótesis removible es completa, se encaja en la encía con un pegamento especial y sustituye a todos los dientes del paciente.

Para empezar, la principal ventaja que tienen este tipo de prótesis es su precio, bastante más económico. Sin embargo, esto no necesariamente va unido a una menor calidad, ya que en muchos casos constituyen una solución eficaz, cómoda y sin inconvenientes.

Por lo que se refiere a la limpieza de las prótesis dentales removibles, basta con recurrir a la ayuda de unas pastillas limpiadoras especiales. Y, tras dejar que la solución actúe, cepillarla y aclararla antes de usarla de nuevo.

Para terminar, un consejo final: cuando no se tenga puesta la dentadura removible, hay que sumergirla siempre en un vaso con agua. Y es recomendable que acudas a tu Clínica Dental SEDI al menos una vez al año para que podamos realizar una limpieza profesional sobre tu prótesis removible.