Conocer la opinión de las personas que forman parte del equipo de Clínica Dental SEDI es fundamental para poder seguir mejorando en nuestro trabajo y realizar cada tratamiento con la máxima calidad y atención posible. Por ello, hemos entrevistado a un joven toledano, Francisco Javier Rodríguez, que ha cumplimentado sus prácticas con nosotros.

¿Cómo surgió en ti la vocación de dedicarte al mundo de la odontología?

Desde pequeño he tenido muy claro que el mundo de la Odontología era mi verdadera vocación, por eso no dudé a la hora de elegir estudiarlo. Aprendes algo todos los días, tanto a nivel emocional como profesional, ya que el contacto personal con cada paciente te hace conocer tanto su problema oral concreto, como sus sensaciones.

¿Qué funciones has llevado a cabo en Clínica Dental SEDI y durante cuánto tiempo?

En Clínica Dental SEDI he sido Auxiliar de Odontología y todas sus especialidades (endodoncia, cirugía, odontopediatría, ortodoncia, estética dental…). He estado 5 meses (del 15 de enero al 15 de mayo).

¿Cuál sería tu valoración sobre el mundo de la odontología a día de hoy?

La odontología ha tenido muchísimos avances: los odontólogos tienen una mayor formación y los tratamientos son más efectivos, gracias a la tecnología y los materiales de calidad que se utilizan. Antes, por ejemplo, los dentistas tenían una mayor tendencia a quitar una pieza dental del paciente, en lugar de intentar preservarla y buscar alternativas antes de su extracción. Ahora eso ha cambiado mucho y la opción de quitar un diente solo se lleva a cabo cuando realmente no hay posibilidad de recuperarlo.

¿Qué ha supuesto para ti trabajar en este centro? ¿Qué crees que has aprendido?

He aprendido mucho tanto de mis compañeros como de los propios pacientes. Sobre todo, me he dado cuenta de que hay que estar pendiente en todo momento de la reacción del paciente ante un tratamiento.

 

Cada paciente que viene a la clínica es un caso personal y como tal hay que tratarlo. Junto a mis compañer@s, he aprendido a individualizar cada caso y a preocuparme por conseguir el éxito clínico de cada paciente desde su primera visita. Igualmente, he aprendido a esforzarme por conseguir la satisfacción de cada persona, ya no solo en el tratamiento como tal, sino en que se sienta cómodo dentro del centro también. Además, me ha gustado mucho notar cómo en este centro se está pendiente de los pacientes también cuando se van a casa. Es decir, he aprendido que es importante llamar a un paciente para saber si le está yendo bien la recuperación, si necesita algún consejo, etc.

¿Qué crees que diferencia a Clínica Dental SEDI del resto de clínicas dentales?

Creo que muchas clínicas dentales ven a los pacientes como máquinas de dinero y su dedicación por ellos no es total. En SEDI los pacientes desde que entran por la puerta son tratados de la mejor manera posible, independientemente de qué tipo de tratamiento vengan a realizarse. Los niños son tratados con especial delicadeza y disfrutan en la sala de espera jugando o pintando, los adultos cuentan con revistas para entretenerse, etc. Es decir, las instalaciones están adaptadas para que todo el mundo se sienta a gusto.

¿Consideras que es oportuno en el trabajo de un odontólogo y todos los que conforman una clínica dental, el hecho de diferenciar entre pacientes y clientes?

Sí, yo creo que es fundamental. Aunque trabajar en una clínica dental es un trabajo, lo cierto es que en este caso el dinero que se percibe es de tratar la salud oral de las personas, por lo que es esencial tener en cuenta este hecho. Hay algunos centros donde el doctor ve al paciente, le realiza su tratamiento y ya no vuelve a interesarse más por esta persona. Creo que eso no es lo adecuado.

¿Recuerdas algún caso concreto que haya sido especialmente difícil o complicado?

Sí, recuerdo el caso concreto de un paciente que vino a realizarse un tratamiento de Implante sobre Implante, pero no pudo realizarse porque el período de cicatrización aún no estaba finalizado. Tras mucho meditarlo, decidimos explicarle al paciente la situación para indicarle que tendría que volver otro día porque ahora no podíamos proceder a colocarle el implante. El paciente lo entendió perfectamente.

¿Y alguno muy satisfactorio?

El caso de un paciente que vino con un grave problema de caries y además no tenía formadas las raíces de las piezas bucales. Le realizamos un tratamiento de endodoncia y logramos recuperar su calidad de vida. El paciente quedó muy satisfecho y nosotros también.

¿Qué consejo le darías a aquellas personas que tienen miedo a ir al dentista?

Que en Clínica Dental SEDI ese miedo desaparece. El trato a cada paciente es excepcional. El equipo de profesionales que trabaja en esta clínica logra que cada paciente se sienta cómodo y no tenga ninguna fobia o ansiedad durante su cita. Además, es fundamental realizarse los tratamientos dentales a tiempo para evitar complicaciones que incluso lleguen a suponer que haya que quitar una pieza dental al paciente. En este centro hay especialistas de todas las áreas (ortodoncia, odontopediatría, cirugía, endodoncia…), además de talleres de salud e higiene bucodental. Mi consejo es: no retrases tu visita al dentista y no evites ir a este por miedo, ya que hoy en día existen muchas técnicas, incluso de sedación, que te ayudarán a superar esta fobia.

 

¡Hola! soy la Dra Celina Bacigulappi directora y fundadora de clínica dental SEDI, donde NO tenemos clientes tenemos Pacientes. ¡Te esperamos!