Halitosis: problemas con el mal aliento | Clínica Dental SEDI

Halitosis: problemas con el mal aliento

¿Sabías que el 90% de los casos de halitosis tienen que ver con anomalías en tu cavidad oral? El 10% restante tiene su origen en problemas estomacales y digestivos, así como enfermedades hepáticas o renales. Como dentistas en Toledo, nosotros nos vamos a centrar en el mal aliento originado en la zona bucal.

Es una afección molesta y desagradable que puede perjudicar seriamente tus relaciones sociales, dificultando entablar un diálogo y alterando tu autoestima. Hoy te queremos contar cuáles son las principales razones de desarrollar halitosis y cómo eliminarla de tu vida. ¡Comenzamos!

Causas de la aparición del mal aliento

La halitosis intraoral es aquella que tiene su origen en la propia boca debido, principalmente, a:

Una deficiente higiene bucodental

Es la causa más común del mal aliento. Sin la higiene adecuada, las bacterias orales proliferan y se multiplican. Es durante su proceso de descomposición cuando aparecen los olores desagradables.

Las caries

Además del dolor que puede producir el desarrollo de caries, otra de sus consecuencias es la aparición de halitosis.

El efecto de una enfermedad periodontal

Determinadas bacterias causantes de las enfermedades periodontales metabolizan proteínas con producción de compuestos volátiles que se eliminan por el aliento, causando mal olor.

Una hidratación escasa

La función de la saliva es eliminar las bacterias y los restos de comida que quedan en la boca. Si hay una producción insuficiente de este fluido, estos comienzan a descomponerse, emitiendo un olor desagradable.

El estrés

Cuando se da una situación de estrés, es habitual notar sequedad bucal. Como hemos explicado anteriormente, sin saliva aparece la halitosis.

El tabaquismo

Las sustancias del tabaco se adhieren a la mucosa de la boca, la lengua y los dientes, con su consiguiente olor desagradable.

¿Cómo tratar la halitosis?

Para eliminar el mal aliento, la medida principal que has de tomar es reforzar tu rutina de higiene oral. Cepilla tus dientes, encías y, también, la lengua, durante al menos 2 minutos. Usa hilo, seda dental o un irrigador de agua a presión para alcanzar los espacios interproximales y completa tu limpieza con un enjuague.

Además, te recomendamos que intentes evitar en la medida de lo posible los alimentos más proclives a originar halitosis y, sobre todo, ni fumes ni ingieras alcohol. Bebe mucha agua y acude a tus revisiones con el dentista, quien te recomendará una limpieza dental profesional periódica para tener una sonrisa sana y libre de olores.

¡En esto último te podemos ayudar! Acude a nuestra clínica dental en Toledo para que exploremos tu cavidad oral y encontremos el origen de la halitosis. ¡Daremos con la solución! Pide cita y recupera tu autoestima.